Mamparas de paso en la ducha de Superban
agosto 24, 2017
Las estufas de pellets ¿es una buena opción para nosotros?
noviembre 27, 2017

Has decidido a cambiar los suelos de tu hogar, pero te asalta la primera duda ¿qué tipo de cerámica me conviene? Si sigues leyendo te daremos consejos de cómo elegir el pavimento que más conviene a tu hogar.

Antes de empezar tenemos que darnos cuenta que el suelo de nuestras estancias es uno de los detalles más importantes a la hora de decorar nuestra casa, ya que puede quitarle o proporcionarle estilo, luz y sensación de amplitud a nuestro hogar.

 

 

Un dato importante a la hora de elegir el tipo de pavimento es la resistencia de los materiales, la durabilidad y el mantenimiento y sobre todo trataremos de alcanzar el máximo confort rentabilizando la inversión que vayamos a realizar.

 

Temperatura y humedad

Saber que temperatura y que humedad va a soportar el material que vamos a colocar es necesario para elegirlo ya que éste puede contraerse o dilatarse entre otras cosas con lo que acabará abriendo y perdiendo adherencia como puede ser la madera.

 

Rozamiento

No es lo mismo un hogar de una persona soltera que de una familia con niños o con mascotas. La cerámica y la piedra, en el último caso, es la opción más acertada ya que son materiales más duraderos.

 

Instalación

Los materiales que más obra necesite y más tiempo se tarde en instalar más nos costará y además más difícil será su renovación. Un pavimento sintéticos es más sencillo y económico, como puede ser la tarima flotante.

 

Luz

Las estancias con poca luz necesitan colores claros y que reflejen la luz. Una opción muy acertada para los cuartos de baño sería una cerámica viva y pulida, mientras que en un salón con gran luminosidad sería una cerámica oscura y mate.

 

Consejos

Aconsejamos que en los salones, baños y cocinas os decantéis por colores intensos como el color café y el negro (que nunca pasan de moda) y que con colores claros en el mobiliario para crear un diseño con estilo.

Los materiales en color blanco son una opción perfecta para estancias pequeñas ya que resaltará la iluminación y parecerán más espaciosos.

Para el cuarto de baño, utiliza el color blanco y gris con texturas brillante y geométricas para crear dinamismo a la estancia y si lo combinamos con un mobiliario con colores fuertes podremos crear un efecto de contraste.

Para los suelos de las cocinas que se ensucian con mayor facilidad y con el que podamos limpiar más rápidamente nos decantaremos por el gres o el terrazo.

Para el salón y los pasillos optaremos por las cerámicas con imitación a madera ya que es un suelo bonito y fácil de colocar y con un mantenimiento sencillo puede durarnos muchos años en perfecto estado.

 

 

Materiales

Ya vamos teniendo una idea de cómo decorar las estancias pero ahora llega la decisión más complicada: la elección del material. Aquí disponemos de diferentes calidades y características por lo que os mostraremos las que aporta cada material:

  • Cerámica: la instalación de este material es bastante resistente pudiendo soportar muy bien la humedad y la suciedad y existen una gran variedad de diseños y texturas. Al ser un material bastante frío es ideal para ambientes cálidos. Como nota negativa podemos decir que tiene su instalación es compleja.
  • Madera: La madera a diferencia de la cerámica, requiere un mantenimiento constante si queremos que mantenga los tonos naturales, sobre todo a la hora de la limpieza diaria hay que utilizar productos especiales con barnices, sin embargo una buena cerámica solo necesita agua y jabón neutro para su limpieza, existen cerámicas con imitación madera que son fantásticas.
  • Piedra: Este material es muy duro y resistente ante cualquier condición pero el precio es muy elevado así como el nivel de instalación.
  • Revestimiento sintético y vinilo: Este material es muy fácil de colocar y limpiar, es resistente al agua y se adapta a cualquier superficie. También son aislantes del frío y el calor a la vez que económicos. Pero como punto en contra diremos que no lleva muy bien el uso intenso y prolongado.

 

 

Como último diremos que el material que elijáis, sea cual sea, debe tener una garantía y deberéis realizar el mantenimiento que pide el fabricante, de esta manera tendremos un pavimento bien cuidado y nos durará mucho tiempo.